Un medio maratón épico

19 de Noviembre de 2014

image

Suena Go Solo de Tom Rosenthal, hora de despertarse para los que pudieron dormir. Yo desde luego no. Quizás cuestión de nervios. Ducha fría y a desayunar. Tostadas con jamón y queso el sustento para los 21 kilómetros que me esperaban. De camino a Valencia sólo pensaba en el reto, no sabía si iba a acabar y si acababa como. Atasco al entrar en la ciudad, sólo iba a ser el principio de la aglomeración. Aparcamos el coche a bastante distancia de la línea de salida. A pocos metro de llegar a la salida veo que no llevaba los geles. De vuelta al coche, corriendo, ¿me habré dejado también la cabeza?

Ya eran casi las 9 am, hora de salir, unas fotos para el recuerdo y a correr. El objetivo era llevar un ritmo conservador y acabar, sin buscar “grandes marcas”, era consciente que para acabar en condiciones debería llevar un ritmo conservador.

A correr. Se da la salida y se ve la euforia de todos los corredores, más de 10000 atletas (populares la gran mayoria) querían cruzar la meta después de 21097 metros. Es obvio que muchos no cumplieron su reto. Unos no ganaron, otros no consiguieron su tan deseada marca y otros simplemente no la acabaron (ésa era mi gran preocupación: no acabar). Pero todos tuvieron esos dos santos de plantarse ahí ese día para correr.

image

Empecé a un ritmo relativamente rápido, quería salir de esa multitud de gente y hacer mi carrera tranquilamente, pregunté a otro corredor que a que ritmo íbamos y me dijo uno que era superior al que yo me había planteado. Nada que tocaba bajarlo ya que me dí cuenta que habían veinte o treinta veces más personas que en cualquier carrera en la que participé anteriormente.

Primer avituallamiento,  muy buenas sensaciones, estaba convencido de poder acabar. Ví que además de agua también daban isotónico. Pasé el equador de la carrera muy motivado pero era consciente que lo duro estaba por llegar. La mitad de la carrera era justo al lado de la meta, dónde estaban esperando la llegada del primer clasificado y  que llegara corriendo a ritmo de récord del mundo.
Pocó después ví al primer clasificado, Abraham Cheroben un atleta con una resitencia prodigiosa, que se dirigia hacia la meta por el otro lado de la calle. Es difícil superar el factor psicológico de saber que estas en mitad de carrera y otros ya han acabado y estan almorzando. Pese a eso le aplaudí porque el si que sabe lo que es sufrir corriendo. Poco antes en el avituallamiento del kilómetro 10 tomé isotónico y no bebí agua después , los siguientes 5 kilómetros hasta el siguiente avituallamiento fueron larguísimo tenía la boca seca y ya estaba hasta las narices de el Paseo de la Alameda.

Llegamos al centro de la ciudad y de vuelta al puerto, rumbo a la meta.

Pero aún las cosas se tenían que complicar, el momento mas duro a partir del kilómetro 17, el momento en el que te planteas abandonar,  las piernas te dicen hasta aquí hemos llegado, te falta entrenamiento chico. En ese instante la mente responde y dice que aquí no se va a rendir,  que hay que llegar a la meta si o si y olvidarse de toda la gente que ves que se para y anda.
Por fin. Ultimos 100m.  Aún me quedaban fuerzas para esprintar. Finalmente muy buen tiempo sin duda ese dia hice todo lo que pude y cumplí mi reto, el gran reto de 2014.

image

Un 10 al público que se ha volcado en la calle, aplaudiendo y animando. Suspenso para la organización al cobrar 28€ por la inscripción y sin derecho a fotos (otros 20€). Sin duda el caro precio no invita a repetir, sin embargo volveré algún año por toda esa gente.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s